Las cuentas de la financiera

3 junio 2009

“Un hombre es rico en proporción de las cosas que no desea”  M. Ghandi

pescar 

Un prestigioso director de una importante empresa de inversiones americana, permanecía sentado en el muelle de un pueblo de la costa de Méjico cuando llegó una pequeña barca con un solo pescador.

Dentro del bote había varios atunes de gran tamaño. El americano elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó que cuánto tiempo le había costado obtenerlos.

El mexicano respondió que se necesitaba poco tiempo si conocías el lugar adecuado. Posteriormente, el  ejecutivo le preguntó por qué razón no dedicaba más tiempo a la tarea y pescaba un mayor número de atunes.

A lo que el marinero respondió:

–       Con esta captura  tengo lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de mi familia.

El americano extrañado continuó preguntando:

–       Entonces… ¿Qué hace usted con el resto de su tiempo?

El pescador mexicano respondió con rapidez:

–       Me levanto tarde, pesco un poco, juego con mis hijos y después de comer duermo la siesta con mi señora.  Todas las noches acudo al bar del pueblo donde bebo algo y juego a las cartas con mis amigos.

–       Como ve, tengo una vida ocupada y amena.

El americano replicó con seguridad:

–       Soy economista, master en finanzas de Harvard,  y si me permite le daré unos consejos:

–       Debería dedicar más tiempo a la pesca y con los ingresos comprar una barca más grande, con el aumento de beneficio obtenido con el nuevo bote podría adquirir varios barcos y rápidamente sería el dueño de una flota de botes pesqueros. En vez de vender el pescado a un intermediario lo podría hacer directamente, e incluso abrir su propia fábrica de pescado. Sería preciso controlar la producción y la distribución. Salir de este pueblo perdido e irse a Ciudad de México, luego a Los Ángeles y seguidamente a Nueva York, donde dirigiría su gran empresa en expansión.

El pescador mexicano preguntó con curiosidad:

–       Pero… ¿Cuánto tiempo se tarda en hacer todo eso?

–       Tardará entre 15 y 20 años, pero cuando estos pasen podrá vender su negocio y se convertirá en millonario. Con la seguridad de poder retirarse plácidamente a un pequeño pueblo costero, donde se podrá levantar a la hora que desee, pescar, jugar con sus nietos, dormir la siesta e ir cada noche a jugar a las cartas con sus amigos. Libre de cualquier preocupación y con la seguridad que le dan sus cuantiosos  ahorros.

–       Disculpe mi ignorancia – contesto el pescador – pero… no es eso lo que ahora estoy haciendo.

DIEZ IDEAS PARA LA REFLEXIÓN 

  1. En ocasiones las cosas son más sencillas de lo que parecen y somos nosotros los que las hacemos complicadas.
  2. Que en esta nueva época es bueno que nos replanteemos actuaciones pasadas y seamos capaces de hacer autocrítica para asumir nuestros errores.
  3. No se trata de que las empresas crezcan porque si, si no que deben crecer de forma sostenible y en función de las pretensiones vitales de los fundadores.
  4. Siempre alguien nos puede enseñar algo por mucho que sepamos. Para ello debe existir una predisposición a aprender siempre de todo y de todos.
  5. El tiempo es un bien escaso, no lo desperdicie, jamás vuelve.
  6. La humildad y la asertividad son fundamentales para movernos en la actual situación. No sentirnos ni inferiores, ni superiores a nadie.
  7. Sea lo que sea lo que usted haga, realícelo con pasión y disfrute de ello.
  8. Es preciso tener claro el objetivo que deseamos alcanzar, pensar que el fin último es estar a gusto con nosotros mismos y por lo tanto ser felices.
  9. La felicidad es un concepto tremendamente subjetivo que huye de los estereotipos. Cada uno debe encontrar la suya.
  10.  Busque su “pueblo perdido” para pescar, dormir la siesta y disfrutar de los amigos.

 Un sociólogo norteamericano dijo hace más de treinta años que la propaganda era una formidable vendedora de sueños, pero resulta que yo no quiero que me vendan sueños ajenos, si no sencillamente que se cumplan los míos.

Mario Benedetti


Mensajes Silenciosos II

22 abril 2009

“Habla para que yo te conozca.”

Sócrates

Continuando con el artículo de la semana pasada, sigo analizando movimientos y gestos que realizamos con nuestro cuerpo que generalmente trasmiten más información que nuestras palabras.

 

Todas estas posturas están mandando mensajes silenciosos a nuestros interlocutores, en ocasiones contradiciendo nuestra comunicación verbal.

Las manos:

Las manos se deben aprovechar para complementar nuestras palabras y dar mayor fuerza a nuestra conversación. No las utilices inútilmente y mucho menos para hacer cualquier cosa que distraiga a la otra persona. Evita que manipulen de forma nerviosa cualquier objeto (Anillos, bolígrafos…) Tampoco las uses violentamente, palmoteando o pasándoselas casi en el rostro a la otra persona.

·Los gestos de las manos sobre el rostro: Normalmente estos gestos son vestigios de la infancia, que van desapareciendo durante el crecimiento, pero que siguen conservando un gran poder comunicativo. Cuando un cliente se afloja el cuello de la camisa, se rasca el cuello, el lóbulo de la oreja, un ojo, la nariz, y desde luego si bosteza, podría estar mostrando desinterés o incomodidad con la conversación. Por el contrario, si se acaricia ligeramente la barbilla, apoya sobre el puño cerrado la barbilla o apoya su cara sobre el puño manteniendo el dedo índice extendido sobre la mejilla, podría estar mostrando interés y curiosidad por la conversación. Acariciarse la barbilla suele implicar reflexión.

·Frotarse las manos denota impaciencia o que la acción que se está realizando va a tener resultados positivos.

·Golpear ligeramente los dedos trasmite impaciencia, en cambio entrelazarlos muestra seguridad, autoridad.

·Sentarse con las manos agarrando la cabeza por detrás implica seguridad en si mismo y superioridad.

·La palma de la mano abierta es muestra de sinceridad, franqueza.

·Jugar con el cabello suele ser signo de inseguridad y falta de confianza.

·Frotarse un ojo puede implicar duda

·Dar la mano con seguridad: La mano ha de darse con seguridad y cordialidad, especialmente en interacciones comerciales.

William F. Chaplin y su equipo, del Departamento de Psicología de la Universidad de Alabama, en EEUU, habla en un estudio publicado en el último número de la revista de la Asociación Americana de Psicología (Journal of Personality and Social Psychology ) de toda la información que proporcionamos cuando damos la mano.

Cuando estrechamos la mano obtenemos información acerca de la personalidad de nuestro interlocutor y de su comportamiento, además de forjarnos una primera impresión del mismo.

La mano siempre la daremos con firmeza, perpendicular al suelo, mirando a los ojos y con los hombros paralelos, sin que ninguna de las partes tenga que forzar el gesto. Tengamos cuidado de que nuestra mano no este húmeda o demasiado fría y si estamos sentados es conveniente que nos levantemos.

Evitaremos la denominada “mano pez” que apenas desea el contacto y da sensación de timidez e inseguridad. Así como la “mano del forzudo”, la de aquellos que aprietan con excesiva fuerza, que denota mala educación.

En caso de un hombre y una mujer siempre le ofreceremos la mano, en ocasiones será ella la que decidirá dar dos besos.

El cuerpo:

Controlar los movimientos corporales: No deben ser excesivos. Hemos de evitar balancearnos  para no mostrar una imagen de inestabilidad y los gestos que demuestran incomodidad o intranquilidad debemos evitarlos y observarlos en nuestros clientes. Cualquier movimiento hacia delante indica interés por la conversación, de la misma forma alejar el cuerpo indica desinterés.

Nunca permanezca de pie cuando los demás están sentados, amenos que su intención sea la de dominarlos o intimidarlos. La estatura es una señal poderosa de dominio.

Sentarnos de la manera adecuada: Aprende a sentarte tranquilo y comportarte cuando se escucha. Reparte equitativamente el peso de tu cuerpo para no cansarte mientas estás sentado conversando. Si te sientas en el borde de la silla, es indicativo que deseas irte tan pronto como sea posible. Si cambias constantemente de posición, estás expresando a gritos que estás aburrido. Si mueves incesantemente los pies durante la conversación, tu interlocutor pensará que estás molesto, inseguro, irritado, nervioso, cansado o aburrido. Sitúate en una posición cómoda y descansada que te permita respirar mejor y manejar mejor tu voz.

Muestra siempre las manos encima de la mesa.

Cualquier incorporación hacia delante mostrará interés, cualquier incorporación hacia detrás trasmitirá desatención.

PARA CONCLUIR:

Como exponía en la semana anterior…

  • Podemos extraer mucha información sobre los estados de ánimo y formas de actuación de las personas con la simple observación.
  • El análisis de la comunicación no verbal debe hacerse en un contexto de comunicación determinado por lo que no sería correcto interpretar los gestos de forma aislada.
  • En ocasiones estos mensajes silenciosos son más ruidosos que el más escandaloso de los gritos.

 


Buscando el sentido

8 abril 2009

“La gente a la que le va bien en la vida es la gente que va en busca de las circunstancias que quiere, y si no las encuentra, se las hace, se las fabrica.” George Bernard Shaw

 

 Viktor Emil Frankl, fue un neurólogo y psiquiatra austriaco que sobrevivió al holocausto, en varios campos de concentración nazis. A partir de esta   dramática experiencia,  en 1945 escribió el libro El hombre en busca de sentido.

En esta obra, relato de su estancia en los campos de exterminio, expone que incluso en las condiciones más extremas de deshumanización y sufrimiento, el hombre debe encontrar una razón para vivir, basada en su dimensión espiritual.

Debemos buscar en nuestro interior los resortes que nos activen y pongan en marcha convirtiéndonos en los dueños de nuestro propio destino, ya que hay sucesos que nos depara el devenir que no podemos controlar pero depende, única y exclusivamente de nosotros nuestra manera de afrontarlos.

brujula

La palabra motivación deriva del latín motus, que significa movido, o de motio, que significa movimiento. Moverse hacia, incitar a una persona a realizar algo que deseamos que haga.

Motivación es la situación emocionalmente positiva, que se produce en un sujeto, cuando existe un estímulo o incentivo que le hace desarrollar una conducta determinada.

 CONOCETE A TI MISMO

(Nosce te ipsum) Se dice que estas palabras estaban inscritas en la puerta del templo de Apolo en Delfos. Posteriormente fueron adoptadas por Sócrates, así como por otros filósofos, como uno de los principios de su enseñanza. La sentencia es fundamental para trabajar la automotivación, debido a que nosotros somos los únicos responsables de nuestra conducta y sentimientos.

Trata de conocerse a si mismo haciéndose preguntas referentes a sus conocimientos, actitudes y aptitudes. Nombre y reconozca sus sentimientos, sus cualidades, sus talentos únicos. Piense que puede ofrecer a los demás e identifique  sus sueños y necesidades. Para ello debemos establecer un dialogo interior que nos permita conocer a fondo nuestras debilidades y fortalezas.

Recuerde que es usted el que debe buscar los interruptores que le ponen en marcha, aquellos resortes que le recargan de energía alcanzando elevados niveles de motivación que permiten sacar mayor partido de sus acciones optimizándolas al máximo.

·         Piense en sus logros conseguidos y experimente como se sintió en ese momento  previo al éxito. ¿Cómo fue su motivación? ¿Cuáles sus sentimientos?

·         Reflexione sobre su estado de ánimo cuando comienza el día, sobre sus pensamientos cuando lo termina. ¿Qué ocurre? ¿Cómo se encuentra?

·         Valore futuros proyectos. Visualice su éxito. ¿Cuáles son las motivaciones que le van a permitir desarrollarlos con éxito? ¿Piense en tareas que no le gusta hacer y extraiga lo positivo de las mismas?

 LAS 7 PES CLAVES PARA LA AUTOMOTIVACIÓN

  1. Pasar a la acción

La pasividad es la peor enemiga para trabajar la motivación. Por eso mismo, no espere que los demás lo hagan por usted y póngase en marcha. La acción nos revitaliza y nos carga de energía.

  1. Pasión

Es fundamental vivir con pasión lo que hacemos y disfrutar. Es imposible alcanzar todo nuestro potencial si no nos apasiona aquello que realizamos.

Por tanto busque algo que le apasione y póngase manos a la obra.

  1. Ponderación

Busque el equilibrio, recuerde que no existe el fracaso ni el triunfo absoluto. Huya de los extremos y aprenda a controlar su estado emocional en cada instante.

  1. Pensamientos

Planifique un devenir interesante, lleno de retos prometedores y busque objetivos interesantes. Es vital que se preocupe por crear una imagen tan inspiradora, desafiante y apasionada de su futuro que le empuje hacia delante. No existe ninguna fuerza capaz de motivar más a un ser humano que diseñar una visión poderosa de todo lo que anhelamos alcanzar.

Reflexione con tranquilidad sobre todo aquello que le ocurre, dedica un tiempo a pensar y meditar sobre el desarrollo de los acontecimientos pasados, presentes y futuros.

  1. Positivismo

Saque conclusiones positivas de todo aquello que le suceda. Fomente la autocrítica y aprenda las preciadas enseñanzas que le ofrecen sus fracasos. Comience a desarrollar el hábito de impregnarse de mensajes positivos.

  1. Perseverancia

La motivación no es innata, ni permanente, es preciso trabajarla y entrenarla a diario para conseguir sacar nuestro máximo potencial en los momentos claves.

  1. Proactividad

Desarrolle  una actitud en la que asuma el pleno control de su conducta vital de modo activo. Tome la iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer su libertad de elección frente a las circunstancias de la vida.

 EN RESUMEN

·         Busque incentivos que le permitan desarrollar una conducta determinada para conseguir sus objetivos. Fabrique las circunstancias idóneas.

·         Encuentre los resortes que le permitan alcanzar todo su potencial optimizando los esfuerzos al máximo.

·         Recuerde que la motivación no es innata ni permanente por lo que es preciso entrenarla día a día.

 


Oh capitan, mi capitan – Dirección de personas

1 abril 2009

Para ser leído al comienzo de las reuniones del club de los poetas muertos: fui a los bosques porque quería vivir a conciencia,  quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida. Dejar de lado todo lo que no fuera vida para no descubrir en el momento de la muerte que no había vivido.

(J. Keating)

 El club de los poetas muertos es una película norteamericana, dirigida por Peter Weir y protagonizada por Robin Williams.  El largometraje narra el encuentro de un profesor de literatura, John Keating,  con un grupo de estudiantes en el colegio Welton. Una prestigiosa y conservadora academia de los EEUU, cuyos valores se fundamentan en cuatro conceptos: “Tradición, Honor, Disciplina y Excelencia”.

A través de la poesía el profesor se interna en un modelo educativo basado en la participación, en el que se proporcionan al alumno las herramientas necesarias para pensar por si mismo e iniciar la búsqueda de su propio camino.

Indudablemente la película tiene muchas aplicaciones al mundo de la docencia, más allá de centrarse en lo anecdótico. Multitud de enseñanzas didácticas que se deberían implementar en la formación. Pero en estas líneas prefiero centrarme en su adaptación a la dirección de personas.

Soy consciente de que la visión está alejada, en ocasiones, de lo que está sucediendo en muchas empresas en la actualidad, en las que las urgencias promueven estilos de dirección autoritarios. Aunque estoy convencido de que esta forma de actuar jerárquica y autoritaria, que vuelve a centrarse en el cortoplacismo, sigue sin optimizar al máximo las capacidades y habilidades de las personas que forman la compañía.

DIRECCIÓN DE PERSONAS

Como en la película y utilizando una frase de Lee Iacocca, dirigir no es nada más que motivar a las personas en una misma dirección.

Frente a las empresas fundamentadas en la tradición, la disciplina y la excelencia deben surgir empresas sustentadas en la creatividad, la participación y la mejora continua que se adapten a los cambios del entorno.

Empresas que requieren estilos de dirección consultivos en los que el gestor, manteniendo su posición directiva en todas sus manifestaciones, consulta de forma periódica a sus colaboradores antes de tomar decisiones. Una vez fijados los objetivos, deja hacer y supervisa en función de los resultados, suministra información, escucha, es sociable, accesible  y se halla muy centrado en las personas en quienes confía.

DECÁLOGO PARA LA DIRECCIÓN

A continuación extraigo 10 recetas esenciales, extraídas de la película,  para dirigir equipos de trabajo:

  1. LIDERAZGO: La figura del líder que marca el camino y establece el entorno adecuado para que se desarrollen las capacidades de sus colaboradores. Un jefe al que el poder se lo otorgan sus colaboradores y no la organización.
  2. CARPE DIEM: Posibilitar continúas situaciones que permitan disfrutar del momento. El hecho de crear un clima laboral agradable que fomente la interrelación y la creación de sinergias entre los miembros del equipo de trabajo.
  3. MOTIVACIÓN: Motivación continúa y confianza reciproca entre los miembros del equipo.
  4. COMUNICACIÓN: Comunicación fluida y trasparente como elemento esencial de funcionamiento.
  5. PENSAR POR SI MISMOS: Dirección creativa y participativa en la que se busca personas que piensan y reflexionan acerca de las situaciones que se producen en el interior de la compañía, encontrando de esta manera mejoras y soluciones a los problemas que se plantean en la empresa.
  6. OBSERVAR DESDE DISTINTOS PUNTOS DE VISTA: Diversidad y cambio continúo de la perspectiva. Modificar los puntos de vista para resolver los problemas y adaptarse al entorno.
  7. DIVERSIDAD Y VARIEDAD: Gestión de las inteligencias conflictivas, opiniones y modos de pensar diferentes que permitan aumentar el “know how” (conocimiento) global fomentando la innovación y la diferenciación.
  8. SUEÑOS POR CONSEGUIR: Establecimiento de prioridades y objetivos cuantificables que faciliten medir los progresos realizados.
  9. SUPERAR LA ADVERSIDAD: Ser conscientes de que, como sucede en la actualidad,  los malos tiempos llegarán y debemos estar preparados para ello. Con estilos de dirección como el comentado aumenta el compromiso del grupo y las posibilidades de superar tiempos convulsos.
  10. COMPROMISO: Trabajadores comprometidos y orgullosos de pertenecer al equipo. Que están dispuestos a realizar sacrificios en épocas difíciles. OH CAPITAN MI CAPITAN.

 EN DEFINITIVA…

·         Los estudios hablan de que trabajadores contentos y comprometidos  proporcionan Clientes satisfechos y fieles.

·         En tiempos difíciles determinadas formas de dirigir posibilitan la realización de  sacrificios mayores en pos del beneficio común.

·         Las empresas las componen personas y son estas personas las que las hacen crecer o desaparecer. Por lo que de nuestra capacidad para gestionarlas dependerá el éxito o el fracaso del negocio.

 


Talante para el talento

5 marzo 2009

 

“Muchos creen que el talento es cuestión de suerte, pero pocos saben que la suerte es cuestión de talento.” Anónimo

Ya en la antigüedad el talento era dinero, se trataba de una unidad de medida monetaria que tuvo su origen en Babilonia pero se usó ampliamente en todo el mar Mediterráneo durante el período helenístico y la época de las guerras púnicas. De la que se habla tanto en el antiguo como en el nuevo testamento.

cabezabasura

En nuestros días, y más aún con la situación económica que nos rodea, es un factor de producción esencial en la empresa. Que se debe poner en alza si queremos construir negocios exitosos que superen la crisis actual.

Pero en la mayoría de los casos, desgraciadamente, el talento no se genera de forma espontanea, por lo que debe existir una predisposición por parte de la empresa para crear el contexto adecuado que posibilite su desarrollo. Y esto es a lo que me refiero cuando hablo de talante.

Lo que les voy a contar no es novedoso, pero en estos momentos en los que nos cuestionamos muchos de los anteriores planteamientos, en ocasiones vendidos como verdades absolutas. Es bueno plantearnos las siguientes preguntas:

  • ¿Si establezco el contexto adecuado se desarrollará el talento en mi empresa?
  • ¿Aumentará, este talento, el beneficio de la misma ya que el coste que debo invertir en él será inferior a los ingresos que me produzca?

 ¿QUÉ ES EL TALENTO?

Talento es poner en valor lo que uno sabe, quiere y puede hacer, se trata de la simbiosis entre la actitud y la aptitud. Es el conjunto de capacidades de una persona potenciadas en un contexto adecuado.

Cuando hablamos de talento hablamos de un recurso vital para la empresa para el que la crisis económica debe suponer una oportunidad. Y para el cual las empresas tienen que establecer las pautas adecuadas con el objetivo de que se desarrolle y sea fuente incalculable de valor para la organización.

Es importante que tengamos en cuenta que todos tenemos talento, cualquier persona, lo único que debemos hacer es encontrar aquello con lo que nos sentimos a gusto y dedicarle el tiempo suficiente para llegar a dominarlo.

El talento es muy variado y presenta miles de caras desde Mozart a Maradona, pasando por Napoleón, Picasso o Ghandi. Personas muy distintas y probablemente mediocres en muchas de sus facetas pero extremadamente talentosas en aquella que cultivaron y la que les condujo a la fama.

 LA ESENCIA DEL TALENTO

El talento requiere pasión y disfrute, implica capacidad y predisposición a actuar, y además necesita constancia y entrenamiento continuo hasta llegar  a la excelencia.

Tom Peters en su libro “Esencia: talento (2005) tiene en cuenta estos diez parámetros para definir a las personas con talento:

1.    Piensa como un emprendedor

2.    Sé siempre un rematador, un hombre de acción.

3.    Utiliza el marketing para aportar valor

4.    Persigue la maestría, la excelencia.

5.    Fomenta la ambigüedad, todo tiene fortalezas y oportunidades.

6.    Sentido del humor, muéstrate optimista.

7.    Confía en la tecnología

8.    Póstrate ante el joven, aquel que tiene más sueños que añoranzas.

9.    Alimenta la red.

10. Cultiva la pasión

 EL TALANTE DE LA EMPRESA

Es fundamental generar empresas con talante para crear y potenciar el talento, si nos vamos al diccionario y buscamos la palabra talante nos encontramos con el modo o la manera de ejecutar algo, el semblante o la disposición personal.

La empresa debe establecer el contexto adecuado para que el talento crezca y genere riqueza ya que esta demostrado (los estudios dicen que el clima laboral es el responsable del 44% del resultado del negocio) que si el ambiente es el adecuado las personas trabajan más y mejor, aumentando su compromiso y su capacidad para aportar más allá de sus tareas ordinarias.

En mi opinión una empresa con talante es aquella en la que se dan los siguientes puntos:

  1. Equipo directivo empático y proactivo que aúna intereses en ocasiones contrapuestos.
  2. Cultura corporativa claramente definida y conocida por todos los miembros de la misma.
  3. Objetivos coherentes establecidos y afán por mejorar continuamente.
  4. Conciencia de la responsabilidad social de la empresa con el entorno que le rodea.
  5. Orientación de la empresa al Cliente.
  6. Sensación y orgullo de pertenencia bajo una enseña común.

Usted pensará que esto está muy bien pero la realidad es otra cosa y para ello le pido la siguiente reflexión:

  • ¿Existe una predisposición en su empresa para lograrlo?
  • ¿Cree que si estas pautas se dieran sería más fácil afrontar la actual situación?

 EN RESUMEN…

  • Talento es poner en valor lo que uno sabe quiere y puede hacer.
  • Talante de la empresa es la predisposición de la misma a establecer el contexto adecuado para que se desarrolle.
  • Recuerde que como alguien dijo una vez: “Talento y talante se conjugan con tiento y aguante.”

El camino hacia la perfección

22 enero 2009

“La perfección es un camino infinito del nunca vemos el final pero el hecho de transitarlo fortalece nuestro corazón y agiliza nuestra mente, aumentando el vigor de nuestro caminar a cada paso que damos”

Quibiro Güey 

Allá por el año 1930, Kiichiro Toyoda,  se planteo las siguientes  preguntas:

  1.  ¿Qué pasaría si un fabricante se impusiera el objetivo de lograr que sus productos tuvieran cero defectos?
  2. ¿Qué pasaría, si sus empleados adoptaran como un propósito de superación personal la fabricación con cero defectos?

La primera de ellas buscaba el camino para llegar a la empresa perfecta, mientras que la segunda reflexionaba sobre la posibilidad de que el trabajador encontrará también la perfección.

Las dos cuestiones se centraban en la búsqueda de la excelencia de forma individual que seguro implicaría el hallazgo de la excelencia colectiva.

En 1950, su hijo, Eiji Toyoda, junto con el genio de producción Taiichi Ohno, tomaron esa filosofía y la transformaron en un hecho “casi” real. Estudiaron los métodos de producción en masa, discurrieron formas de mejorarlo y revolucionaron el mundo de la manufactura, al desarrollar el Toyota Production System.

La Toyota Motor Corporation, se convirtió en el año 2007 en el primer fabricante mundial de automóviles por encima de la americana General Motors.

autopista

 KAIZEN

Uno de los conceptos sobre el que se sustenta la filosofía Toyota es el Kaizen que en japonés significa “cambio para mejorar” y en castellano lo utilizamos normalmente como “mejora continua”.

 “¡Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy!” es la esencia del kaizen, siempre es posible hacer mejor las cosas. Conceptos que emanan de la milenaria cultura japonesa para decirnos que ningún día debe pasar sin una cierta mejora.

Hablamos de una filosofía destinada a mejorar tanto a las empresas, como a los procesos y actividades que las conforman, así como a las personas que integran las mismas. Que trae siempre consigo resultados concretos, tanto cualitativos como cuantitativos.

Se trata de mejorar para proporcionarle al Cliente el mayor valor añadido, mejorando de forma sistemática y continuada todos los procesos, capacidades y habilidades que conforman la compañía.

El kaizen tiene por objetivo fundamental la eliminación de todos los obstáculos que impidan el uso más rápido, seguro, eficaz y eficiente de los recursos en la empresa.

 PARALIZACIÓN POR LA PERFECCIÓN

A veces la búsqueda de la perfección en el mundo de la empresa o a nivel personal, sino la entendemos de la forma correcta, puede ser una debilidad. Por una serie de razones que describo a continuación:

  • Ese perfeccionismo enfermizo implica la perdida de excesivo tiempo en mejorar procesos, trabajos que no necesitan ser mejorados debido a que el coste que supone hacerlo (de tiempo, energía, monetario…) no va a redundar en un beneficio superior.
  • Es preciso, en ocasiones, aumentar nuestra operatividad y sustituir la búsqueda de la perfección por la ventaja que supone ser el primero en hacer algo (entrar en un determinado mercado, presentar una idea novedosa…)
  • Queremos hacer las cosas tan bien que para realizarlas esperamos a que se den las condiciones ideales y es posible que, o no se den nuca o cuando se produzcan ya sea tarde.

Estas tres razones son las que nos llevan a incurrir en lo que denomino “la paralización por la perfección”.

La perfección debe ser un destino que nunca se alcanzará porque es utópica pero el hecho de buscarla nos permite ser mejores.

 PARA CONCLUIR…

  • El kaizen o la mejora continua es una filosofía de empresa, originaria de Japón, que se sustenta en que todo proceso puede mejorar al anterior.
  •  El objetivo siempre es ofrecer mayor valor añadido al mercado mejorando de forma sistemática y continuada todos los procesos, capacidades y habilidades que conforman la compañía.
  •  Que este afán por la perfección, mal entendido, no nos paralice o dificulte el logro de los objetivos, ya que, siempre se deben tener en cuenta factores tan fundamentales como los costes, los plazos, lo importante y urgente…
  • Para cerrar esta reflexión os dejo una frase de la película el Séptimo sello del director sueco Ingmar Bergman  (1957) que de forma surrealista ilustra ese camino hacia la perfección: “Si todo es imperfecto en este mundo imperfecto, el amor es lo más perfecto de todo, precisamente por su perfecta imperfección”