Oh capitan, mi capitan – Dirección de personas

1 abril 2009

Para ser leído al comienzo de las reuniones del club de los poetas muertos: fui a los bosques porque quería vivir a conciencia,  quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida. Dejar de lado todo lo que no fuera vida para no descubrir en el momento de la muerte que no había vivido.

(J. Keating)

 El club de los poetas muertos es una película norteamericana, dirigida por Peter Weir y protagonizada por Robin Williams.  El largometraje narra el encuentro de un profesor de literatura, John Keating,  con un grupo de estudiantes en el colegio Welton. Una prestigiosa y conservadora academia de los EEUU, cuyos valores se fundamentan en cuatro conceptos: “Tradición, Honor, Disciplina y Excelencia”.

A través de la poesía el profesor se interna en un modelo educativo basado en la participación, en el que se proporcionan al alumno las herramientas necesarias para pensar por si mismo e iniciar la búsqueda de su propio camino.

Indudablemente la película tiene muchas aplicaciones al mundo de la docencia, más allá de centrarse en lo anecdótico. Multitud de enseñanzas didácticas que se deberían implementar en la formación. Pero en estas líneas prefiero centrarme en su adaptación a la dirección de personas.

Soy consciente de que la visión está alejada, en ocasiones, de lo que está sucediendo en muchas empresas en la actualidad, en las que las urgencias promueven estilos de dirección autoritarios. Aunque estoy convencido de que esta forma de actuar jerárquica y autoritaria, que vuelve a centrarse en el cortoplacismo, sigue sin optimizar al máximo las capacidades y habilidades de las personas que forman la compañía.

DIRECCIÓN DE PERSONAS

Como en la película y utilizando una frase de Lee Iacocca, dirigir no es nada más que motivar a las personas en una misma dirección.

Frente a las empresas fundamentadas en la tradición, la disciplina y la excelencia deben surgir empresas sustentadas en la creatividad, la participación y la mejora continua que se adapten a los cambios del entorno.

Empresas que requieren estilos de dirección consultivos en los que el gestor, manteniendo su posición directiva en todas sus manifestaciones, consulta de forma periódica a sus colaboradores antes de tomar decisiones. Una vez fijados los objetivos, deja hacer y supervisa en función de los resultados, suministra información, escucha, es sociable, accesible  y se halla muy centrado en las personas en quienes confía.

DECÁLOGO PARA LA DIRECCIÓN

A continuación extraigo 10 recetas esenciales, extraídas de la película,  para dirigir equipos de trabajo:

  1. LIDERAZGO: La figura del líder que marca el camino y establece el entorno adecuado para que se desarrollen las capacidades de sus colaboradores. Un jefe al que el poder se lo otorgan sus colaboradores y no la organización.
  2. CARPE DIEM: Posibilitar continúas situaciones que permitan disfrutar del momento. El hecho de crear un clima laboral agradable que fomente la interrelación y la creación de sinergias entre los miembros del equipo de trabajo.
  3. MOTIVACIÓN: Motivación continúa y confianza reciproca entre los miembros del equipo.
  4. COMUNICACIÓN: Comunicación fluida y trasparente como elemento esencial de funcionamiento.
  5. PENSAR POR SI MISMOS: Dirección creativa y participativa en la que se busca personas que piensan y reflexionan acerca de las situaciones que se producen en el interior de la compañía, encontrando de esta manera mejoras y soluciones a los problemas que se plantean en la empresa.
  6. OBSERVAR DESDE DISTINTOS PUNTOS DE VISTA: Diversidad y cambio continúo de la perspectiva. Modificar los puntos de vista para resolver los problemas y adaptarse al entorno.
  7. DIVERSIDAD Y VARIEDAD: Gestión de las inteligencias conflictivas, opiniones y modos de pensar diferentes que permitan aumentar el “know how” (conocimiento) global fomentando la innovación y la diferenciación.
  8. SUEÑOS POR CONSEGUIR: Establecimiento de prioridades y objetivos cuantificables que faciliten medir los progresos realizados.
  9. SUPERAR LA ADVERSIDAD: Ser conscientes de que, como sucede en la actualidad,  los malos tiempos llegarán y debemos estar preparados para ello. Con estilos de dirección como el comentado aumenta el compromiso del grupo y las posibilidades de superar tiempos convulsos.
  10. COMPROMISO: Trabajadores comprometidos y orgullosos de pertenecer al equipo. Que están dispuestos a realizar sacrificios en épocas difíciles. OH CAPITAN MI CAPITAN.

 EN DEFINITIVA…

·         Los estudios hablan de que trabajadores contentos y comprometidos  proporcionan Clientes satisfechos y fieles.

·         En tiempos difíciles determinadas formas de dirigir posibilitan la realización de  sacrificios mayores en pos del beneficio común.

·         Las empresas las componen personas y son estas personas las que las hacen crecer o desaparecer. Por lo que de nuestra capacidad para gestionarlas dependerá el éxito o el fracaso del negocio.

 


Talante para el talento

5 marzo 2009

 

“Muchos creen que el talento es cuestión de suerte, pero pocos saben que la suerte es cuestión de talento.” Anónimo

Ya en la antigüedad el talento era dinero, se trataba de una unidad de medida monetaria que tuvo su origen en Babilonia pero se usó ampliamente en todo el mar Mediterráneo durante el período helenístico y la época de las guerras púnicas. De la que se habla tanto en el antiguo como en el nuevo testamento.

cabezabasura

En nuestros días, y más aún con la situación económica que nos rodea, es un factor de producción esencial en la empresa. Que se debe poner en alza si queremos construir negocios exitosos que superen la crisis actual.

Pero en la mayoría de los casos, desgraciadamente, el talento no se genera de forma espontanea, por lo que debe existir una predisposición por parte de la empresa para crear el contexto adecuado que posibilite su desarrollo. Y esto es a lo que me refiero cuando hablo de talante.

Lo que les voy a contar no es novedoso, pero en estos momentos en los que nos cuestionamos muchos de los anteriores planteamientos, en ocasiones vendidos como verdades absolutas. Es bueno plantearnos las siguientes preguntas:

  • ¿Si establezco el contexto adecuado se desarrollará el talento en mi empresa?
  • ¿Aumentará, este talento, el beneficio de la misma ya que el coste que debo invertir en él será inferior a los ingresos que me produzca?

 ¿QUÉ ES EL TALENTO?

Talento es poner en valor lo que uno sabe, quiere y puede hacer, se trata de la simbiosis entre la actitud y la aptitud. Es el conjunto de capacidades de una persona potenciadas en un contexto adecuado.

Cuando hablamos de talento hablamos de un recurso vital para la empresa para el que la crisis económica debe suponer una oportunidad. Y para el cual las empresas tienen que establecer las pautas adecuadas con el objetivo de que se desarrolle y sea fuente incalculable de valor para la organización.

Es importante que tengamos en cuenta que todos tenemos talento, cualquier persona, lo único que debemos hacer es encontrar aquello con lo que nos sentimos a gusto y dedicarle el tiempo suficiente para llegar a dominarlo.

El talento es muy variado y presenta miles de caras desde Mozart a Maradona, pasando por Napoleón, Picasso o Ghandi. Personas muy distintas y probablemente mediocres en muchas de sus facetas pero extremadamente talentosas en aquella que cultivaron y la que les condujo a la fama.

 LA ESENCIA DEL TALENTO

El talento requiere pasión y disfrute, implica capacidad y predisposición a actuar, y además necesita constancia y entrenamiento continuo hasta llegar  a la excelencia.

Tom Peters en su libro “Esencia: talento (2005) tiene en cuenta estos diez parámetros para definir a las personas con talento:

1.    Piensa como un emprendedor

2.    Sé siempre un rematador, un hombre de acción.

3.    Utiliza el marketing para aportar valor

4.    Persigue la maestría, la excelencia.

5.    Fomenta la ambigüedad, todo tiene fortalezas y oportunidades.

6.    Sentido del humor, muéstrate optimista.

7.    Confía en la tecnología

8.    Póstrate ante el joven, aquel que tiene más sueños que añoranzas.

9.    Alimenta la red.

10. Cultiva la pasión

 EL TALANTE DE LA EMPRESA

Es fundamental generar empresas con talante para crear y potenciar el talento, si nos vamos al diccionario y buscamos la palabra talante nos encontramos con el modo o la manera de ejecutar algo, el semblante o la disposición personal.

La empresa debe establecer el contexto adecuado para que el talento crezca y genere riqueza ya que esta demostrado (los estudios dicen que el clima laboral es el responsable del 44% del resultado del negocio) que si el ambiente es el adecuado las personas trabajan más y mejor, aumentando su compromiso y su capacidad para aportar más allá de sus tareas ordinarias.

En mi opinión una empresa con talante es aquella en la que se dan los siguientes puntos:

  1. Equipo directivo empático y proactivo que aúna intereses en ocasiones contrapuestos.
  2. Cultura corporativa claramente definida y conocida por todos los miembros de la misma.
  3. Objetivos coherentes establecidos y afán por mejorar continuamente.
  4. Conciencia de la responsabilidad social de la empresa con el entorno que le rodea.
  5. Orientación de la empresa al Cliente.
  6. Sensación y orgullo de pertenencia bajo una enseña común.

Usted pensará que esto está muy bien pero la realidad es otra cosa y para ello le pido la siguiente reflexión:

  • ¿Existe una predisposición en su empresa para lograrlo?
  • ¿Cree que si estas pautas se dieran sería más fácil afrontar la actual situación?

 EN RESUMEN…

  • Talento es poner en valor lo que uno sabe quiere y puede hacer.
  • Talante de la empresa es la predisposición de la misma a establecer el contexto adecuado para que se desarrolle.
  • Recuerde que como alguien dijo una vez: “Talento y talante se conjugan con tiento y aguante.”

El Cliente Interno

20 noviembre 2008
“No es tarea fácil dirigir hombres; empujarlos, en cambio, es muy sencillo.” Rabindranath Tagore

En mi colaboración semanal con el Diario del Altoaragón expongo mis reflexiones sobre Marketing Interno y las habilidades para dirigir personas.

Como conclusión cito dos frases que resumen mis ideas sobre la gestión de personas en las empresas del presente y del futuro:
La primera es de Juan Roig, presidente de la empresa Mercadona: Proveedores fijos y contentos, empleados fijos y contentos nos dan Clientes contentos y fijos.

Y la segunda es de Henry Mintzberg, profesor académico internacionalmente reconocido y autor de varias publicaciones sobre negocios y gestión, entre ellas Managers Not MBAs (Directivos, no MBAs) publicado en nuestro país por Deusto: “Ni los héroes ni los tecnócratas en las posiciones de influencia son útiles. Lo que realmente necesitamos son seres humanos, personas equilibradas, gente comprometida con las demás personas del equipo, con sus clientes, con sus proveedores, con la sociedad.Este tipo de nuevo líder tiene claro que su objetivo es dejar organizaciones más cohesionadas y sobre todo con un propósito, con un sentido de su trabajo compartido.”