Talante para el talento

 

“Muchos creen que el talento es cuestión de suerte, pero pocos saben que la suerte es cuestión de talento.” Anónimo

Ya en la antigüedad el talento era dinero, se trataba de una unidad de medida monetaria que tuvo su origen en Babilonia pero se usó ampliamente en todo el mar Mediterráneo durante el período helenístico y la época de las guerras púnicas. De la que se habla tanto en el antiguo como en el nuevo testamento.

cabezabasura

En nuestros días, y más aún con la situación económica que nos rodea, es un factor de producción esencial en la empresa. Que se debe poner en alza si queremos construir negocios exitosos que superen la crisis actual.

Pero en la mayoría de los casos, desgraciadamente, el talento no se genera de forma espontanea, por lo que debe existir una predisposición por parte de la empresa para crear el contexto adecuado que posibilite su desarrollo. Y esto es a lo que me refiero cuando hablo de talante.

Lo que les voy a contar no es novedoso, pero en estos momentos en los que nos cuestionamos muchos de los anteriores planteamientos, en ocasiones vendidos como verdades absolutas. Es bueno plantearnos las siguientes preguntas:

  • ¿Si establezco el contexto adecuado se desarrollará el talento en mi empresa?
  • ¿Aumentará, este talento, el beneficio de la misma ya que el coste que debo invertir en él será inferior a los ingresos que me produzca?

 ¿QUÉ ES EL TALENTO?

Talento es poner en valor lo que uno sabe, quiere y puede hacer, se trata de la simbiosis entre la actitud y la aptitud. Es el conjunto de capacidades de una persona potenciadas en un contexto adecuado.

Cuando hablamos de talento hablamos de un recurso vital para la empresa para el que la crisis económica debe suponer una oportunidad. Y para el cual las empresas tienen que establecer las pautas adecuadas con el objetivo de que se desarrolle y sea fuente incalculable de valor para la organización.

Es importante que tengamos en cuenta que todos tenemos talento, cualquier persona, lo único que debemos hacer es encontrar aquello con lo que nos sentimos a gusto y dedicarle el tiempo suficiente para llegar a dominarlo.

El talento es muy variado y presenta miles de caras desde Mozart a Maradona, pasando por Napoleón, Picasso o Ghandi. Personas muy distintas y probablemente mediocres en muchas de sus facetas pero extremadamente talentosas en aquella que cultivaron y la que les condujo a la fama.

 LA ESENCIA DEL TALENTO

El talento requiere pasión y disfrute, implica capacidad y predisposición a actuar, y además necesita constancia y entrenamiento continuo hasta llegar  a la excelencia.

Tom Peters en su libro “Esencia: talento (2005) tiene en cuenta estos diez parámetros para definir a las personas con talento:

1.    Piensa como un emprendedor

2.    Sé siempre un rematador, un hombre de acción.

3.    Utiliza el marketing para aportar valor

4.    Persigue la maestría, la excelencia.

5.    Fomenta la ambigüedad, todo tiene fortalezas y oportunidades.

6.    Sentido del humor, muéstrate optimista.

7.    Confía en la tecnología

8.    Póstrate ante el joven, aquel que tiene más sueños que añoranzas.

9.    Alimenta la red.

10. Cultiva la pasión

 EL TALANTE DE LA EMPRESA

Es fundamental generar empresas con talante para crear y potenciar el talento, si nos vamos al diccionario y buscamos la palabra talante nos encontramos con el modo o la manera de ejecutar algo, el semblante o la disposición personal.

La empresa debe establecer el contexto adecuado para que el talento crezca y genere riqueza ya que esta demostrado (los estudios dicen que el clima laboral es el responsable del 44% del resultado del negocio) que si el ambiente es el adecuado las personas trabajan más y mejor, aumentando su compromiso y su capacidad para aportar más allá de sus tareas ordinarias.

En mi opinión una empresa con talante es aquella en la que se dan los siguientes puntos:

  1. Equipo directivo empático y proactivo que aúna intereses en ocasiones contrapuestos.
  2. Cultura corporativa claramente definida y conocida por todos los miembros de la misma.
  3. Objetivos coherentes establecidos y afán por mejorar continuamente.
  4. Conciencia de la responsabilidad social de la empresa con el entorno que le rodea.
  5. Orientación de la empresa al Cliente.
  6. Sensación y orgullo de pertenencia bajo una enseña común.

Usted pensará que esto está muy bien pero la realidad es otra cosa y para ello le pido la siguiente reflexión:

  • ¿Existe una predisposición en su empresa para lograrlo?
  • ¿Cree que si estas pautas se dieran sería más fácil afrontar la actual situación?

 EN RESUMEN…

  • Talento es poner en valor lo que uno sabe quiere y puede hacer.
  • Talante de la empresa es la predisposición de la misma a establecer el contexto adecuado para que se desarrolle.
  • Recuerde que como alguien dijo una vez: “Talento y talante se conjugan con tiento y aguante.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: