El alfarero de sueños

“El día que dejemos de soñar el mundo se parará pues son los sueños los que nos hacen caminar”. Quibiro Güey

Reflexiono en mi colaboración semanal con el suplemento Económico del Diario del Altoaragón sobre los objetivos empresariales y personales en forma de sueños. 

“El día que dejemos de soñar el mundo se parará pues son los sueños los que nos hacen caminar”

Quibiro Güey

 

En una vieja escuela rural, el profesor disertaba con los alumnos sobre el significado de la palabra utopía, en un momento de la explicación uno de los alumnos le espetó:

         Pero…si la utopía es algo irrealizable, entonces, no sirve para nada. Es una tontería.

El profesor, con una media sonrisa dibujada en su boca, le respondió:

         Mira Kalin, ¿Observas el horizonte tras la ventana…?

         Pues una utopía es como el horizonte – continuó el profesor – si  avanzas diez pasos hacia ella, ella se aleja diez pasos. Si vuelves a adelantarte otros diez pasos, la utopía volverá a alejarse de nuevo la misma distancia.

         Claro…por eso no sirve para nada.

         ¿Tú crees? – dijo el maestro – sirve para caminar…

 

(Basado en una idea de Eduardo Galeano)

 

LAS GRANDES OBRAS LAS SUEÑAN LOS GENIOS LOCOS…

Así comienza un viejo proverbio Ruso que he utilizado como hilo conductor de mis reflexiones.

En un mundo como el actual en el que se desprecia al soñador tildándolo de loco y poco operativo, este artículo es una defensa de los que sueñan. Y una invitación a soñar, ya que sólo los locos que sueñan con cambiar el mundo son los que lo cambian.

Un soñador no creo que sea aquel que pasa el día en las nubes, estoy convencido de que se trata de una manera optimista de afrontar la vida, alguien que ha encontrado un sentido a su existencia y no dejará de caminar hasta alcanzar el objetivo.

En el mundo de la empresa lo podríamos denominar visión, las empresas deben nacer con una misión o razón de ser y con una visión u objetivo ambicioso que marcará su camino.

Si echamos la vista atrás, los grandes avances de la humanidad al principio sólo fueron sueños, detrás de las grandes empresas hubo soñadores que trabajaron implacablemente para llevarlas adelante.

Decía Zig Ziglar, escritor y conferenciante norteamericano: “Sueña tan lejos como puedas llegar y cuando llegues allí aún podrás soñar más lejos.”

Por tanto los sueños nos permiten caminar y disfrutar del camino, facilitando el desempeño que nos llevará a alcanzar el objetivo planteado.

 

…LAS EJECUTAN LOS LUCHADORES NATOS…

Es fundamental la confianza en nosotros mismos que nos permita luchar por esos sueños. La constancia y el trabajo es la única garantía de que alcanzaremos las metas planteadas.

Una vez que tenemos claro el objetivo, debemos desarrollar un plan de acción que facilite la ejecución de las acciones que permitan obtener la recompensa deseada.

Hace poco leía en una entrevista al entrenador de Rafa Nadal (su tío Toni), en la que fundamentaba el éxito de su sobrino en el trabajo y la superación constante.

Es vital que se realcen valores como la voluntad de superación, la constancia, el esfuerzo, la perseverancia y la satisfacción por el trabajo bien hecho. Para obtener aquello que anhelamos.

 

…LAS DISFRUTAN LOS FELICES CUERDOS…

Otro de los secretos para alcanzar los sueños es sentirnos a gusto con lo que hacemos. Es imprescindible la pasión y la emoción si deseamos disfrutar del camino y hacerlo más llevadero.

La felicidad y el disfrute depende de cada uno de nosotros, decía Ghandi que un hombre es rico en proporción de las cosas que no desea.

 

… Y LAS CRITICAN LOS INÚTILES CRÓNICOS

Desgraciadamente hagas lo que hagas siempre existirá alguien al que no le parecerá bien. Es imposible hacer las cosas a gusto de todos por lo que aceptemos las críticas constructivas y aprendamos de ellas, pero obviemos los comentarios dañinos que nada aportan. Pasemos por encima de la cultura del cotilleo y la crítica fácil para reforzar nuestra autoconfianza y avanzar sin miedo hacia el destino predefinido.

 

EN DEFINITIVA…

         Los sueños son objetivos ambiciosos que debemos marcarnos y hacer todo lo posible por conseguirlos. Dan sentido al caminar de nuestra empresa o de nuestra vida.

         Es importante poner en alza valores como los sueños, la constancia y la satisfacción por el trabajo bien hecho.

         Identifica tu sueño, la visión de tu empresa o un objetivo cualquiera, dale forma y trabaja para convertirlo en realidad como si de un alfarero se tratase.

Si, lo confieso…soy un Soñador.

 

“Las grandes obras las sueñan los genios locos. Las ejecutan los luchadores natos. Las disfrutan los felices cuerdos. Las critican los inútiles crónicos.”

Proverbio Ruso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: