Dar en el blanco

“…Llegó un forastero a un pueblo del salvaje oeste.

Accediendo por una polvorienta calle, se sorprendió de la habilidad de alguno de los pistoleros de la ciudad. A los lados, dibujadas en las paredes, se podían ver multitud de dianas con una bala incrustada en el mismísimo centro.

Maravillado ante la pericia de aquel tirador, decidió preguntarle a un joven que descansaba sentado en la puerta del salón.

¿Desearía conocer al autor de esos precisos disparos? – inquirió

El joven sin decir nada, sonrió y se metió en un pequeño callejon…

A los pocos segundos apareció con un personaje de aspecto desaliñado y raras maneras.

Ante usted Billy Simplan el pistolero más hábil de Market City – dijo con una sonrisa mal disimulada.

El forastero le pregunto con ínquietud si podía hacerle una demostración.

Billy saco su colt como respuesta y disparó sobre la madera de la pared de enfrente.

A continuación, con una tranquilidad pasmosa, saco una tiza del bolsillo de su chaleco y rodeando el lugar donde la bala había impactado dibujo una perfecta diana…”

Esto es lo que ocurre en muchas empresas, que realizan acciones de marketing sin ninguna planificación previa y en este caso, desgraciadamente, el blanco no podemos pintarlo después de disparar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: